Noticias

Mejor educación para la comunidad de la miel

El hoy barrio y otrora finca La Miel, que hace algunos años albergó a los desplazados de Pelaya, Cesar se ha ido transformado en un lugar con centro de salud, parque y colegio.

La sede del colegio Nueva Esperanza, también poco a poco se fue construyendo para mejorar la calidad de vida de los niños del caserío y algunos pocos de por fuera.

Espacios de esparcimiento, salones bien dotados para la comodidad de los pequeños hacen parte de la institución educativa.

El compromiso de los docentes en enfatizar proceso psicosociales permanentes para una comunidad que sufrió a la fuerza un intercambio cultural hace parte de la buenas prácticas pedagógicas.

Las capacitaciones de los profesores de las dos sedes que les permite manejar un solo componente en clases y son la clave para que los estudiantes salgan preparados para el colegio o la universidad.

Un lugar que pasó de estar abandonado a albergar a más de 200 estudiantes de la zona.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba