Noticias

Con un exprimidor de naranjas, esta mujer sostiene a su familia

Madruga a vender jugos a las 6 de la mañana

Ella es Andrea, propietaria de un puesto de jugos de naranja en el parque Simón Bolívar, un emprendimiento que nació con la llegada de la pandemia y la poca oferta laboral de la ciudad.

Madrugar cada día con su carro móvil, medio bulto de naranjas y un exprimidor manual es la clave para conseguir el pan de cada día.

Madre de familia y luchadora por convicción trabaja incansablemente para sacar a sus dos hijos adelante y con mucho orgullo ventila a toda voz su estrategia de venta: “jugo de naranja a dos mil y aquí se les da ñapa”.

No la inquieta el que dirán y por el contrario ve en este trabajo una oportunidad de alcanzar sus sueños.

Invita a toda la comunidad para que se acerquen a probar sus jugos y agradece a todas las personas que hacen parte de su clientela.

Esta es la manera como Andrea le saca literalmente jugo a su vida.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba