NoticiasNacionalNotas comunidadNoticia del dia

Primíparos en la Cámara de Representantes

Menos retórica, menos leyes y debates y más acción para los graves y evidentes problemas del Tolima y su capital

caike_arribita

A partir de este 20 de julio, el Tolima tendrá una representación en el parlamento colombiano en un 90% renovado. De las seis curules que por ley tiene esta región a la Cámara de Representantes, cinco, serán ocupadas por primíparos: Olga Beatriz González, Liberal, Gerardo Yepes Caro, Alejandro Martínez y Delcy Esperanza Isaza, Conservador y Martha Alfonso, Pacto Histórico y Alianza Verde. Solo en una curul tendrá a un experimentado congresista, se trata de Carlos Edward Osorio del Centro Democrático, quién regresa a esta dignidad luego de haberla ostentado en dos periodos (2010 -2014 y 2014 -2018).

A estas y como novedad histórica se suma la curul de paz, que hace parte de la representación de las víctimas del conflicto armado y que, aunque para esta elección votaron únicamente las víctimas de los municipios que conforman la subregión sur PDET del Tolima: Ataco, Planadas, Rioblanco y Chaparral; el elegido Haiver Rincón Gutiérrez, tendrá que asumir la representatividad de las 170 mil personas registradas como víctimas del conflicto en todo el departamento.

Ahora, para los siete nuevos representantes, la primera gran tarea será lograr que el Tolima, por fin alcance una efectiva presencia ante el Gobierno nacional. Esta vez, el discurso del trabajo en unión pensando en la región, debe materializarse o de lo contrario será una fallida gestión como las anteriores en las que los parlamentarios fueron representantes de sí mismos y no de sus electores.

Esperar que sean autores de proyectos de Ley o que se conviertan en los citantes o ponentes de grandes debates de control político, es una condición intrínseca de su trabajo legislativo, pero NO es hoy de las prioridades para un departamento relegado por la mayoría de los gobiernos. Esta vez se necesita es gestión para terminar el acueducto complementario de Ibagué, hacer que lleguen los más de 460 mil millones del Compes aprobado para el sistema estratégico de movilidad; buscar la cofinanciación de más de 1 billón 100 mil millones de pesos que cuesta la reposición del alcantarillado de la capital y claro está pensar la solución para el alto índice de desempleo.

No más discursos de partidas pequeñas para uno que otro municipio para “ayudar” a el alcalde de su partido o devolver el favor electoral. Estos congresistas deben actuar por un Tolima en el que hay alertas tempranas que advierte el recrudecimiento de la violencia en la compleja zona sur. Tiene que actuar con firmeza en la vigilancia a la implementación del proceso de paz, como es el caso del PDET, o plan de desarrollo con enfoque territorial, del que mucho se habló en el Gobierno saliente pero que muy poco en realidad se ha materializado y ni que decir de la reforma agraria, uno de los principales puntos del acuerdo de paz que se embolató en el Gobierno de Duque.

No nos proyecten más como destino turístico en el discurso, hagan que esta región tenga una verdadera competitividad jalonando recursos para mejorar los 10 mil kilómetros que se dice tiene el Tolima en vías terciarias o para por fin entregar agua potable y saneamiento básico a 35 de los 47 municipios en donde se sigue tomando agua sin un tratamiento adecuado para el consumo humano.

Comiencen por lo básico, lo necesario y déjense de tanta retórica politiquera. Los problemas son evidentes. No más leyes y debates, mejor más acción y compromiso con los graves y evidentes problemas que afectan a los 1.412.220 habitantes de este departamento.

Wipegu

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba