Noticias

Un mural y la siembra de árboles se convierten en acciones para superar el dolor de la violencia en el Sur del Tolima

Mediante la estrategia “Tejiéndonos” en los municipios de Planadas y Rioblanco, las víctimas le apuestan a las expresiones artísticas y proyectos ambientales para rendir homenaje a quienes perecieron por la guerra.

La plantación de 200 árboles de especies nativas para la construcción del sendero de la memoria, como acción autónoma y simbólica, es un testimonio de resiliencia de los habitantes de la verada las Juntas, en Herrera, corregimiento del municipio de Rioblanco.

María Ramírez, lideresa de la estrategia “Tejiéndonos”, describe esta acción como acto de vida y esperanza y explica que la mayoría de las especies sembradas fueron bautizadas con el nombre de las personas desparecidas o asesinadas en su región por actores violentos.

“Queremos hacer un homenaje para que nunca se olviden, exaltar sus nombres y honrar la memoria de personas que todavía están en la mente y los corazones de sus familiares y amigos”, relata. 

Agrega que seguirán adelante con el proyecto al que han denominado “Sembrando Paz” y con el que pretenden, además, dejar un legado de superación y de contribución ambiental para las futuras generaciones “concientizando a sus cuidadores que en ellos (los árboles) hay mucha historia de nuestras raíces, pero sobre todo hacer un acto simbólico donde se pueden sanar heridas o por lo menos alivianar el dolor causado por el conflicto”, afirma. 

La actividad, en la que participaron 45 personas de la comunidad, fue articulada por la Unidad para las Víctimas y contó con el aporte de la gobernación al donar las 200 plántulas y la alcaldía de Rioblanco al asumir el trasporte del material vegetal hasta la verada.   

*Bilbao* 

 

Este corregimiento del municipio de Planadas, las víctimas, inspiradas en la estrategia “Tejiéndonos”, lo están trasformando en lugar atractivo y acogedor. 

Un mural de más de diez metros a la entrada del centro poblado con la descripción gráfica y visual de costumbres y actividades como la producción cafetera y agropecuaria expresa el proceso de transformación en el mejoramiento de la convivencia mediante prácticas comunitarias. Una labor que hace parte del liderazgo de la comunidad inmerso en la temática de la estrategia psicosocial implementada por la Unidad para las Víctimas. 

El mural es en adelante el símbolo de la bienvenida a propios y visitantes a un territorio de paz.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba