Noticias

Una buseta que cayó en un hueco fue la solución para que el IBAL iniciara obras

Tardaron 4 años y muchos derechos de petición solicitando intervenir el alcantarillado

Más de 4 años tuvieron que esperar los habitantes del barrio Ancón para que los funcionarios del Ibal hicieran presencia en el sector.  Una buseta de servicio público que terminó en el fondo de una alcantarilla fue la única manera para que por lo menos les pusieran atención.

Aunque ya se habían pasado diferentes derechos de petición a la alcaldía y a la empresa por el estado de esta vía no habían recibido respuesta ni presencia en el lugar de funcionarios.

Por ahora los habitantes del sector, esperan que la obra quede totalmente terminada y que no les toque esperar 4 años más para la pavimentada.

En esta zona al igual que la mayoría de la ciudad, los reclamos son constantes por la misma situación.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba